Presiona "Intro" para saltar el contenido

Aguadulce en Marcha optimista por la ampliación de la depuración de aguas e insta prioridad de financiación a las administraciones competentes

Javier García, de Aguadulce en marcha.
Javier García, de Aguadulce en marcha.

Que se hayan iniciado las expropiaciones para ampliar la EDAR de Roquetas, como así lo ha anunciado el Consorcio del Ciclo Integral de Agua del Poniente (CIAP) y el Ayuntamiento de Roquetas de Mar para obras de ampliación con un coste cercano a los 17 millones, señalan el inicio de un problema lastrado desde hace dos décadas de evacuación de aguas residuales al mar con el consiguiente y grave impacto para los bañistas y el turismo.

Instamos a la administración competente a liberar los fondos para tan prioritaria obra, en este caso el gobierno central, y que no excuse destinar la partida necesaria ya que es un problema sufrido desde hace veinte años por la insuficiencia de la infraestructura debido a la irresponsable falta de previsión ante el aumento de edificabilidad y, por tanto, de habitantes. Como se reconoce por fin desde el CIAP “esta ampliación contempla la incorporación de nuevos sistemas de tratamiento del agua, infraestructuras para la lograr la reutilización óptima de recursos hídricos y eliminar la emisión de vertidos”.

Seis meses después de haberlo denunciado Aguadulce en Marcha se ha iniciado el procedimiento demandado con lo que hay que celebrar que el concejal responsable Francisco Gutiérrez haya reconocido tácitamente el engaño incomprensible e irresponsable del alcalde Gabriel Amat que desde hace veinte años viene negando tozudamente la realidad palpable por toda la ciudadanía de la insoportable suciedad de las aguas del litoral playero.

Informes de técnicos del ayuntamiento, la exigencia a instancias europeas de la erradicación del vertido de aguas sin depurar al mar y la prohibición expresa de la Junta de Andalucía que afecta a los 22 kilómetros del municipio que soporta un tercio de la oferta hotelera de la provincia obligan a ampliar un 50% las instalaciones actuales, según se calculó desde Aguadulce en Marcha con el análisis de los datos técnicos oficiales, para solventar el problema ahora reconocido por el concejal roquetero y presidente del CIAP.

Reiteramos que esta ampliación improrrogable debe hacerse con dos nuevas instalaciones de distintas dimensiones para satisfacer las necesidades del núcleo de aguadulce y el de la Urbanización de Roquetas. La ciudadanía, los veraneantes y turistas tienen el derecho de disfrutar de un bien público de calidad y no se entendería que este fuera otro motivo de disputa partidista entre los responsables para solucionar un problema insoportable.

 

Se el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.