Presiona "Intro" para saltar el contenido

Amigos de la Alcazaba aborda las singularidades del Yacimiento Arqueológico del Barrio Andalusí en una nueva cita de ‘La Alcazaba Que Queremos’

Charla de Amigos de la Alcazaba.
Charla de Amigos de la Alcazaba.

El salón de actos del Centro de Interpretación del Yacimiento Arqueológico Barrio Andalusí, a los pies de la Alcazaba se quedó pequeño en la tarde de ayer para recibir lo que fue la séptima de las actividades del ciclo ‘La Alcazaba Que Queremos’, con el que la Asociación Amigos de la Alcazaba y el Conjunto Monumental de la Alcazaba vienen abordando desde el último año aspectos de actualidad y de gran interés en todo lo que tiene que ver con el patrimonio, la restauración, los descubrimientos y las inversiones realizadas tanto en la propia Alcazaba como en el entorno.

Ayer era el turno para “La proyección internacional del Yacimiento Arqueológico Barrio Andalusí de Almería. Pasado, presente y futuro”, una doble conferencia con visita guiada a cargo de las arqueólogas Belén Alemán Ochotorena (conservadora del Barrio Andalusí) y  Elena Salinas Pleguezuelo (profesora de la Universidad de Almería).

En su presentación, la presidenta de Amigos de la Alcazaba, María Teresa Pérez, destacaba que “uno de los aspectos más importantes del descubrimiento de este yacimiento andalusí es precisamente la relación que tenía con el resto del conjunto de la Alcazaba y una vez finalizado el espacio consideramos que hay que darle la difusión que se merece, y por eso consideramos que tenía que ser uno de los puntos de este ciclo que nos está permitiendo conocer más y de primera mano las últimas novedades”.

La exposición de Belén Alemán se centró en todo lo relacionado con el propio yacimiento arqueológico del barrio medieval, fechado en torno a los siglos XI y XII. “En el año 2008 surge un proyecto para la regeneración del Casco Histórico de Almería llamado “Proyecto Urban” dentro del cual se tenían previstas una serie de actuaciones en la adecuación y equipamiento de las Cuevas del antiguo Mesón Gitano, ya derruido en los años 80 y que sirvió de foco de atracción en los años de rodajes, así como una serie de obras de regeneración del entorno de la Alcazaba”, situó Alemán. Entre estas actuaciones estaba la construcción de un nuevo centro vecinal para darle servicios al barrio, junto con la prolongación de la calle Fernández, creando un nuevo vial que conectase la Alcazaba con el barrio de Pescadería y la Chanca.

Los trabajos de arqueología previos a las obras de remodelación sacaron a la luz en 2014 un gran descubrimiento para la ciudad de Almería. Bajo los restos del antiguo hotel del Mesón Gitano y cubierto por varias toneladas de tierra, se descubrió una serie de casas que tenían buen estado arqueológico, tomándose la decisión de mantener el yacimiento para disfrute de los ciudadanos. Así empezó el proyecto del hoy terminado Yacimiento arqueológico Barrio andalusí.

En este sentido, Belén Alemán recordó aquellos días como momentos de actividad frenética. “Cuando salieron a la luz los muros tuvimos que actuar rápidamente porque cuando a los restos se le quitan las tierras que los cubren, al perder esa humedad que lo protege se deterioran muy rápido y hay que destacar ahí la rápida actuación que se hizo para conservarlos”. Alacenas, dormitorios, una calle principal y varias pequeñas que iban a cada una de las casas, donde se conservaron alacenas, alguna de ellas incluso con las marcas en las  baldas en la pared ofrecen un extraordinario valor documental, como la gran cantidad de pozos y canalizaciones de agua.

Por su parte, Elena Salinas se centró en la parte de los descubrimientos relacionados con la cerámica y otros enseres, de los que mostró varias fotografías realizadas in situ. Hay que recordar que la colección museográfica cuenta con 118 piezas recuperadas durante las intervenciones arqueológicas. Entre ellas, se encuentran materiales de construcción de las viviendas, piezas que evocan la importancia del comercio de al-Marīya durante los siglos XI y XII, así como elementos de la vida cotidiana, ollas y hornillos, vasos y ataifores, candiles, juguetes… También se puede contemplar un tesorillo de monedas de época almorávide, recuperadas a mediados del siglo XX en la Alcazaba de Almería.

Un yacimiento andalusí único, tanto por su disposición excavado en la ladera de la montaña como por la buena conservación de los alzados y su peculiar vista de los restos arqueológicos desde la edificación. Además, Belén Alemán apuntó que “pese a las dificultades de estar situado frente al mar y la aridez que tiene Almería, vamos a intentar que poco a poco se dote al edificio de una cubierta vegetal que se pueda asemejar al proyecto tal y como estaba planteado al inicio”.

La restauración de las murallas de la Alcazaba, el proyecto “Jardines Mediterráneos”, el yacimiento del barrio andalusí, las murallas del Cerro de San Cristóbal, las recientes intervenciones arqueológicas… son temas de actualidad, que la ciudadanía almeriense desea conocer de primera mano y que están siendo puestas a su alcance gracias a ‘La Alcazaba que queremos’.

Se el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.