Presiona "Intro" para saltar el contenido

Amigos de la Alcazaba y el Conjunto Monumental abren la puerta a los hallazgos de las últimas excavaciones

El profesor José María Martín Civancos explica a los visitantes
El profesor José María Martín Civancos explica a los visitantes

Comunicar y difundir los hallazgos científicos que se realizan en el patrimonio público y de todos es el objetivo de ‘La Alcazaba que queremos’, el ciclo de actividades puesto en marcha por Amigos de la Alcazaba y el Conjunto Monumental de la Alcazaba, que ha tenido esta tarde la tercera de sus citas con la visita guiada y conferencia sobre las ‘Investigaciones arqueológicas de apoyo a la redacción de proyectos de restauración de las murallas de la Alcazaba (2020-2021), que ha corrido a cargo del profesor del Departamento de Historia Medieval y Ciencias y Técnicas Historiográficas de la Universidad de Granada, José María Martín Civantos. Cerca de un centenar de personas han participado en la actividad

El delegado de Turismo, Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía, José Ángel Vélez, ha destacado “la importancia de estos eventos que dan a conocer nuestro patrimonio, pero también el esfuerzo inversor que la Junta de Andalucía está llevado a cabo en él. En el caso de la Alcazaba -añade el delegado-, tenemos claro que es una prioridad de la Consejería, y de ahí la importante transformación que se está realizando en todo el recinto, prueba de ello es el buen ritmo que lleva la restauración de la Torre del Homenaje”.

Por su parte, la presidenta de Amigos de la Alcazaba, María Teresa Pérez, ha asegurado en la presentación que “la Alcazaba es un gran monumento y también un impresionante yacimiento arqueológico. Ha padecido los embates de los desastres naturales, de los terremotos que la han sacudido a lo largo de la historia y también el abandono y el expolio, además de sufrir en el pasado intervenciones muy agresivas que produjeron pérdidas irreparables. Este fascinante y complejo yacimiento arqueológico está, sin embargo, muy lejos de agotarse.  Los trabajos arqueológicos, dirigidos por el profesor Martín Civantos lo demuestran.  Además de proporcionar sorpresas,  están permitiendo una nueva lectura del conocimiento que poseemos de la Alcazaba, siendo por otro lado imprescindibles como apoyo a la restauración de las murallas actualmente en curso”.

El propio profesor ha valorado de manera muy positiva la iniciativa liderada por la asociación y el Conjunto Monumental. Según Martín Civantos, “comunicar y difundir es fundamental para el ámbito científico, más si cabe cuando es sobre el patrimonio que es público y de todos, porque redunda en el refuerzo del sentimiento identitario y el interés y la demanda social de que se proteja y se tutele el patrimonio. Además de todo el beneficio turístico que se genera a partir de ahí”.

Un recorrido por la historia a través de las excavaciones

El profesor José María Martín Civantos centró su visita y posterior exposición en las investigaciones arqueológicas que sirvieron de apoyo a la redacción de los proyectos de Restauración de la Muralla Sur y de la Muralla Norte del Segundo Recinto. En este sentido, el profesor sintetiza que “las investigaciones refrendan lo compleja que es la Alcazaba en su evolución. Hay numerosas fases constructivas y pasa por modificaciones a lo largo de su historia, algunas más traumáticas que otras”.

En la Muralla Sur, se intervino en diferentes tramos para obtener información de los distintos períodos y fases de ocupación y uso de la fortaleza. En el primer recinto fue sobre la base del Baluarte del Saliente y en la Torre Redondeada; en el segundo recinto en la cara interna de la muralla para documentar el primitivo trazado de la muralla, su cimentación y las fases de ocupación; y en el tercer recinto, bajo el Patio de Armas, para documentar los vestigios de tapial calicostrado que quedaron tras la construcción del castillo cristiano. “Algunas de ellas nos permiten ver los efectos en las quiebras de las esquinas con los terremotos del siglo XVI, documentar la existencia de una torre cuadrada dentro de la semiesférica en el inicio de la barbacana que protegía la Piuerta de la Justicia o conocer más sobre el uso de caballerizas en la zona del Baluarte de San Cristóbal, de una época más moderna y contemporánea que desapareció al buscar vestigios medievales”.

En la Muralla Norte del Segundo Recinto, se actuó extramuros a través de excavaciones arqueológicas y de estudios paramentales en unas estructuras adosadas al Muro de la Odalisca, e intramuros en la zona del foso. Ambas intervenciones han servido de apoyo en la elaboración de estos Proyectos de Restauración, estableciéndose los criterios restauradores en base a los resultados obtenidos gracias a la arqueología.

En definitiva, conocer para disfrutar y defender mejor nuestro patrimonio, el objetivo perseguido tanto desde el Conjunto como de la Asociación: dar a conocer a la ciudadanía las actuaciones que se están llevando a cabo y contribuir a la difusión de los valores patrimoniales del Bien y su relación con la ciudad.

Se el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.