Presiona "Intro" para saltar el contenido

El 98% de los docentes de la escuela pública almeriense denuncian problemas de convivencia en las aulas

Alumnos de la PEvaU
Alumnado en un aula

Un estudio revela que la situación en Secundaria es aún más preocupante puesto que el 90 por ciento ha sufrido agresiones físicas, verbales o amenazas el alumnado

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios, CSIF Almería, primera fuerza sindical de la enseñanza pública en la provincia condena categóricamente la agresión sufrida por la docente del CEIP Joaquín Visiedo de Viator por parte de una madre y se solidariza con esta profesional con preocupación ante el aumento de la violencia en las aulas almerienses.

En esta línea, recientemente, la central sindical elaboró un estudio sobre la situación de las aulas de la escuela pública en el que se pone de manifiesto que el 98% de los docentes almerienses denuncia problemas de convivencia en sus clases, una cifra que en el ámbito nacional refleja un 91%. Además, más del 77% reconoce haber sufrido agresiones verbales, físicas o amenazas por parte del alumnado y el 52% confiesa haber sido víctima de la violencia de las familias de los estudiantes.

El responsable del Sector de Educación de CSIF Almería, Juanfra Caballero, explica que la encuesta, en la que han participado unos 200 profesionales de la enseñanza pública en la provincia, refleja los problemas de convivencia diarios entre alumnos y con los profesores. En este sentido, otro dato especialmente preocupante es que el 71 por ciento de los docentes manifiesta que en sus aulas se producen agresiones frecuentes entre estudiantes.

Por etapas académicas, en Educación Primaria, dos de cada tres de los maestros detecta problemas de convivencia y un 61% afirma haber sido agredido por parte del alumnado. La agresividad también es habitual entre los alumnos a pesar de su edad (entre 6 y 12 años), ya que más del 52% de los profesionales asegura que sus estudiantes recurren habitualmente a la violencia entre ellos.

Caballero pone el acento en las cifras que empeoran en Educación Secundaria, donde el 100% de los profesores almerienses detecta problemas de convivencia en sus clases. También sufren más agresiones o faltas procedentes de los alumnos con una media total superior al 90%, mientras que el porcentaje de agresiones o faltas por parte de las familias de los alumnos alcanza un 52%. Los estudiantes son también más violentos entre sí como demuestra el hecho de que el 87% de los docentes confiesa que las agresiones entre el alumnado son frecuentes.

El representante sindical indica que, ante estos datos tan alarmantes, “reclamamos la reducción de las ratios y un aumento de la plantilla del profesorado y la puesta en marcha de un verdadero Estatuto Docente que refuerce la autoridad del profesor en las aulas, así como la elaboración de actuaciones urgentes para reducir la conflictividad en las aulas que cuente con financiación suficiente y avanzar hacia un Pacto de Estado que estabilice el sistema educativo y lo aleje de luchas partidistas”.

“Lo que es muy frustrante es que, como docentes, haya profesionales que se vean en la tesitura de abandonar su labor ante el aumento imparable de estas escaladas de violencia que, como reflejan los datos, no sólo se produce hacia el profesorado, sino que tiene uno altos índices de violencia entre el colectivo de alumnos y alumnos, hasta el punto, como ocurre en otros centros de la provincia, que deberían contar con vigilancia privada. Es una coyuntura dantesca y que, como representantes del profesorado no podemos tolerar desde ningún ámbito, ni por parte de la Administración, ni de la comunidad educativa y tampoco de la sociedad en general. Hay que tomar medidas inmediatas”, ha matizado el responsable de Educación del sindicato.

Caballero recuerda que el sindicato tiene puesta la herramienta CSIF Ayuda Profes, un servicio de atención específica para atender a los profesionales de la enseñanza y ayudarles a concienciar a los estudiantes sobre la importancia de no permitir situaciones de acoso y de apoyo a víctimas. “Los docentes desempeñamos un papel esencial en la lucha contra el “bullying escolar, ya que detectamos situaciones de riesgo y posibles conflictos que se producen en el día a día y conocemos a nuestros alumnos”, subraya el máximo responsable de CSIF Educación Almería, quien añade que, “lamentablemente, las actuales ratios en las aulas, el aumento de la burocracia, la sobrecarga del horario lectivo, el déficit de personal y el escaso reconocimiento por parte de la Administración complican la labor del profesorado”.

Se el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.