Presiona "Intro" para saltar el contenido

El Covid obliga a ampliar hasta el 9 de enero el plazo para pedir ayudas a la industria agroalimentaria

Una empresa de manipulado.
Una empresa de manipulado.

El coronavirus ha obligado a ampliar un mes más el plazo para la presentación de las ayudas dirigidas a inversiones materiales e inmateriales en transformación, comercialización o
desarrollo de nuevos productos agrícolas en el marco del Programa de
Desarrollo Rural de Andalucía 2014-2020 que culminará el 9 de enero

Las ayudas a la industria agroalimentaria andaluza ascienden a 82
millones de euros y contemplan tres líneas de ayudas, una para pequeñas y
medianas empresas, otra línea para grandes empresas y otra específica para
el sector del olivar.

La primera de las líneas, dirigida a las pymes agroalimentarias con excepción
del olivar, así como de las pesqueras (que tiene sus convocatorias de líneas
de ayudas específicas), cuenta con un montante total de 30 millones, mientras
que las ayudas a las grandes empresas disponen de una partida de 20
millones. Finalmente, a las industrias del sector del olivar, que incluyen tanto a
la oleícola como a la aceituna de mesa, se destinan otros 32 millones de
euros.

En esta convocatoria se han modificado las bases reguladoras para que se
puedan incentivar más proyectos tanto del sector cooperativo como de
empresas privadas. El Gobierno andaluz ya amplió el presupuesto de la
resolución definitiva de la convocatoria de 2018 para que entraran las que
habían quedado en lista de espera y solo quedaron sin atender ocho proyectos
del sector cooperativo y cuatro del sector privado.
La industria agroalimentaria de la comunidad constituye una actividad de
primera magnitud en la estructura productiva regional, pues supone el 20% del
total de industrias de Andalucía y el 24% del empleo generado por la actividad
industrial en la región.

Este tejido agroindustrial está constituido, en términos generales, por
empresas de pequeño tamaño, pero de una gran importancia en la generación
de empleo y a la hora de fijar la población al territorio. Estas empresas
avanzan, cada vez más, en la mejora de su competitividad, sostenibilidad,
innovación, internacionalización y en calidad de los productos, así como en la
incorporación de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

Se el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.