Presiona "Intro" para saltar el contenido

La Cámara de Comercio afirma que controlar contagios y salvar empresas y empleo “es prioritario”.

econimistas
econimistas

Jerónimo Parra: “Tenemos volver a crecer y sobrevivir: las empresas cuentan para ello con todos los recursos de la Cámara de Comercio, a su disposición”.

Andrés Montiel: “Tenemos que salir del estado de shock”

La Cámara de Comercio de Almería ha celebrado un encuentro digital, que bajo la denominación de #AlmeríaEnMarcha, pretende recabar, a través de expertos o representantes de la Administración, respuestas, propuestas y necesidades para la reactivación económica de la provincia y la recuperación de la actividad empresarial.

Ha contado en esta ocasión con la colaboración del Colegio de Economistas de Almería y la participación de tres expertos de su Junta Directiva: Ana Moreno, decana del Colegio, auditora de cuentas y socia de GAP Auditores, David Uclés, del área de innovación agroalimentaria de Cajamar, y Andrés Montiel, gerente de Fomento del Sureste

Los tres han ofrecido a empresarios y profesionales su visión de la crisis sanitaria a la vez que han aportado su punto de vista sobre cómo ha sido el comportamiento y el impacto de la pandemia en la economía local y cómo pueden las empresas afrontar los nuevos retos que impone la COVID 19.

Jerónimo Parra: “Tenemos volver a crecer y sobrevivir: las empresas cuentan para ello con todos los recursos de la Cámara de Comercio, a su disposición”.

Durante la presentación de los expertos, el presidente de la Cámara, Jerónimo Parra, ha señalado en la apertura de este encuentro que “la iniciativa de #AlmeríaEnMarcha tiene como objetivo contribuir a lo que todos deseamos, que no es otro que Almería no se pare” a pesar de que nuestra economía se ha visto zarandeada bruscamente por la crisis sanitaria”

Parra ha indicado que con lo sucedido es de esperar un importante descenso, en general, de la actividad económica pero cómo o de cúanto y durante cúanto tiempo será la bajada o cómo la viviremos, está por ver.

En este nuevo escenario, ha recordado que la Cámara de Comercio continúa ofreciendo servicios y ayudas a las empresas almerienses, a través de los programas europeos, que pueden ayudarles a hacer frente los nuevos retos y a aliviar la delicada situación actual.

En ese sentido, se ha referido a los programas que lidera la Cámara a través de la gestión de fondos europeos destinados a la internacionalización, la innovación, digitalización y la formación” o contribuyendo especialmente a la mejora de la empleabilidad de los jóvenes y el fomento del emprendimiento o impulsar el desarrollo económico sostenible. Lo que está claro es que tenemos que sobrevivir y volver a crecer” ha añadido.

David Uclés: “Esta crisis es claramente diferente de la anterior, posiblemente será menos intensa y más corta en el tiempo”.

La exposición del economista David Uclés, enmarcada en el título Buscando un faro en la mitad de la tormenta parte precisamente de ese escenario en el que una enorme tormenta en forma de pandemia ha sacudido a todas economía

Ha recordado que tras un período de crecimiento en el que las corrientes y los vientos habían sido favorables en la economía nacional, aunque empezaban a verse a verse algunos problemas de fondo o un cambio de rumbo.

Pero la parálisis durante el confinamiento ha cambiado radicalmente las previsiones de los analistas. Uclés se ha apoyado del panel de predictores de Funcas que a principios de marzo aún estimaba un crecimiento de la economía española del 1,5 % para 2020.  “Dos meses después, la cifra era del -9,5 %. Eso sí, en el mismo período, la predicción para 2021 pasó del 1,6 % al 6,1 %.” ha añadido.

 

En ese contexto, la economía de la provincia de Almería también ha mostrado un cambio drástico en sus fundamentales durante el confinamiento. La batería de indicadores del Colegio Profesional de Economistas lo demuestra claramente. Ejemplos de ellos ha mostrado Uclés en su exposición, al referirse a la ocupación hotelera y las pernoctaciones (indicadores tradicionales de la actividad turística): ambos cayeron un 100 %, es decir, se fueron a cero. Sería el turístico el sector más afectado de nuestra economía, y no hay que olvidar que es el segundo en importancia con un peso sobre el PIB de en torno al 10 %.

 

Mejor comportamiento parece que está teniendo el sector inmobiliario, que muestra un fuerte enfriamiento pero que no llega al desplome tan radical. Algo similar pasa con la matriculación de turismos, que bajó al mínimo en marzo, pero que en abril ya comenzó a remontar y que suele usarse como un referente del consumo de las familias y de su confianza, ya que se trata de un bien de elevado precio, y que suele conllevar endeudamiento y un pago sostenido a lo largo de varios años.

 

En el frente del mercado laboral el efecto también ha sido importante, sobre todo en lo que a afiliación en la seguridad social se refiere. El año comenzó batiendo sistemáticamente los registros de 2019, para caer fuertemente en marzo.

 

En este sentido, David Uclés, economista y miembro del área de Innovación Agroalimentaria de Cajamar sostiene que “obviamente hay un buen número de trabajadores aún en el aire y que podrían ir a engrosar las listas del paro si la salida de los ERTE no se acompasa con la realidad económica de las empresas en las que siguen en alta”.

 

En la radiografía mostrada de la economía almeriense, ha señalado a la inversión que tampoco mostraba datos favorables desde hacía meses, con un comportamiento más suave que en años anteriores y que tras el estado de alarma se ha mostrado aún más retraída.

 

“No olvidemos que la inversión de hoy es la base del crecimiento de mañana” ha afirmado Uclés.

 

En este nuevo escenario, ha destacado el papel de la agricultura que se mantiene como un faro que ilumina el horizonte. Como ya ha pasado en crisis anteriores, la agricultura y todo su clúster empresarial ha mantenido los niveles de actividad. Por un lado, no se vio obligada a cerrar dada su clasificación como actividad esencial, y por otro, ha estado mejorando los registros de exportaciones durante los tres primeros meses del año, marzo inclusive. Nuevamente este sector se configura como el último colchón de seguridad de la economía almeriense y como el valor más seguro dentro del tejido productivo provincial.

 

Poniendo la mirada en el futuro, en su opinión, no es descartable el riesgo de recaída: “esta crisis es claramente diferente de la anterior” ha añadido.

 

Por un lado, esta ha sido una crisis autoinfringida, resultado de anteponer la salud de los ciudadanos. Para continuar, el tejido productivo no ha sufrido daño directo, las empresas y familias se habían estado desendeudando en los años anteriores y eso plantea una mejor situación de solvencia, al menos inicialmente. Además, el sector financiero ya no está en el centro del desastre (la de 2009 fue una crisis de origen financiero), y puede contribuir con su financiación a la superación de los problemas de las empresas solventes.

Ni siquiera parece que la preocupación de los ciudadanos sea del mismo nivel que en 2008.

 

Por lo tanto, esta crisis posiblemente será menos intensa y más corta en el tiempo… Lo que no quita para que, como todas las crisis, deje en el arcén a muchas personas y empresas y para que surjan nuevas oportunidades para el nacimiento de nuevas ideas y también de nuevas empresas.

 

Posiblemente, la medida de lo rápido o lento de la recuperación vendrá de la mano del sector turístico: ha sido el más dañado y, por tanto, será en principal indicador a seguir para comprender la evolución de la tormenta en los próximos meses.

 

 

Ana Moreno: “El objetivo principal era salvar vidas y ahora lo que nos toca es salvar empresas y empleo”.

 

Por su parte, Ana Moreno, decana del colegio de Economistas ha asegurado que “cuantificar todavía cuáles van a ser los efectos económicos de la COVID-19 es difícil pero lo que está claro es que está afectando y afectará de forma virulenta a las empresas (fundamentalmente pymes) y al empleo; en el caso de Almería lo será fundamentalmente en el sector turístico, restauración y, en general, empresas de muy reducida dimensión.

 

No obstante, Moreno cree importante no olvidar que el origen de todo ha sido una crisis sanitaria que nos ha llevado a una crisis económica; “el objetivo principal era y es salvar vidas y ahora lo que nos toca es salvar empresas y empleo”.

 

 

Se ha referido durante su exposición a las medidas adoptadas por el gobierno, en concreto a dos fundamentales:

 

  • que se amplíe el plazo de los ERTES

 

  • que las entidades financieras que concedan préstamos ICO hasta que se acaben las líneas de avales y que no se abusen de las empresas pues son las que necesitan la liquidez para seguir creando actividad y empleo.

 

Las propuestas que han lanzado para que las empresas afronten la época post-covid se pueden englobar según Ana Moreno, en tres aspectos fundamentales.

 

  • realizar diagnóstico de la situación real de la empresa en el aspecto financiero y estratégico.
  • revisar todas las medidas COVID-19 aprobadas para ver de cuáles se pueden beneficiar aún las empresas, como serían seguir acogiéndose a los ERTE, posibilidad aún de solicitar préstamos ICO avalados por el Estado, medidas tributarias y ayudas estatales, autonómicas y provinciales.
  • En el caso de no estar en una buena situación a pesar de todas las medidas establecidas, es importante tener presente la posibilidad de utilizar los mecanismos de los acuerdos de refinanciación y de los acuerdos extrajudiciales de pagos a través de la figura de un mediador concursal. En todos los aspectos, se ha subrayado la importancia de asesorarse con buenos profesionales internos o externos a la empresa.

Sector Inmobiliario

Andrés Montiel: “Tenemos que salir del estado de shock”

Por su parte, Andrés Montiel ha subrayado también en su intervención que todos los sectores se han visto afectados por la pandemia, algunos más que otros, como es el caso del comercio minorista, la restauración o el turismo…… y las propias compañías aéreas.

Considera que, ante ete nuevo contexto, lo primero es “salir del estado de shock, reponerse y afrontar el reto de crecer de forma sostenible. Montiel ha hecho alusión al cambio de valores que ha traído consigo la crisis sanitaria y ha detallado por ejemplo, la primacía de la salud, los cambios en la visión de las viviendas, de los espacios, de la luminosidad o zonas de esparcimiento…

Si bien la construcción se ha mantenida activa todo el confinamiento a excepción de Semana Santa, se ha visto perjudicada por muchas trabas como, por ejemplo, la imposibilidad de compatibilizar el teletrabajo.

Para que el sector pueda reactivarse, considera que es necesarios que se adopten medidas como reducción de impuestos asociados a la promoción Inmobiliaria, impuestos municipales y regionales, desde el IBI o las tasas de licencia Urbanistica o de primera ocupación y otras de obra nueva, división horizontal o escritura de venta.

También se ha referido a la falta de Seguridad Jurídica o la antigüedad del Plan General Ordenación Urbana de Almeria de 1.997 y del que aún en 2020 se espera una nueva planificación.

Se el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.