Presiona "Intro" para saltar el contenido

La coordinadora ecologista almeriense advierte de los peligros del urbanismo desmesurado

Daños en la playa del Lancón, en Carboneras
Daños en la playa del Lancón, en Carboneras

Ante los acontecimientos catastróficos de estos días producidos por las lluvias torrenciales y el fuerte oleaje en distintas zonas de nuestra Provincia, la Coordinadora Ecologista Almeriense señala como causa principal la obstrucción, por ocupación urbanística, de cauces de ríos, ramblas y playas, así como la excesiva concentración urbanística sin la planificación necesaria, hecho que, curiosamente, no aparece nunca como causa de los hechos.

La Coordinadora Ecologista Almeriense vuelve a poner el dedo en la llaga recordando que el origen de esta situación es el urbanismo ilegal, con la ocupación de cauces y ramblas públicas, promovidas principalmente por los ayuntamientos.

Situación, propiciada por políticos sin escrúpulos que se han dejado arrastrar por los intereses de los constructores, lo que ha llevado, una vez más, a denunciar públicamente uno de los problemas medioambientales más graves de nuestra Provincia. Se trata del desarrollismo urbanístico que han realizado los ayuntamientos costeros, principalmente, que han favorecido una enorme concentración urbanística, ocupando cauces de ríos, ramblas, playas y otras zonas inundables además de destruir zonas naturales privilegiadas, que ha llegado a colapsar la capacidad natural de todas estas zonas, resultando una masificación tanto urbanística como humana que destruye su encanto natural. Hecho que, además, contribuirá a la creciente demanda de más agua.

Desde la Coordinadora Ecologista Almeriense vuelven a criticar a los políticos responsables de urbanismo por evidenciar su total desprecio a la protección de la Naturaleza y a favor del urbanismo desmesurado y de la especulación que solo beneficia a unos pocos. Todo este proceso urbanístico que ha ido destruyendo poco a poco todo el litoral ha sido frenado, temporalmente, por la crisis económica, pero los planes urbanísticos siguen en los despachos de constructores y ayuntamientos y sus responsables paseándose y en espera de tiempos mejores (como hemos visto estos días con el macroproyecto urbanístico que promueve el Ayuntamiento de Mojácar con la modificación de la normativa urbanística).

Desde la Coordinadora Ecologista Almeriense reiteran que todas estas desgracias tienen responsables, con nombre y apellidos.

En relación con el Levante almeriense desde la Coordinadora Ecologista señalan que el enorme problema que tiene esta zona es que está en su mayor parte en terreno inundable, efecto muy difícil de solucionar, salvo que se realicen grandes obras de canalización, lo que vendría a ser muy costoso para las arcas públicas y una solución nunca suficiente ni segura. Además de que las soluciones que se proponen para arreglar estos desmanes urbanísticos, que les han proporcionado unos buenos ingresos a políticos y constructores no pueden ser ahora arreglados con dinero público, ¡sería el colmo de la desfachatez!.

En el Poniente almeriense el caso de la Urbanización Playa Serena Sur, en Roquetas de Mar, es de similares características. Señalando como punto más negro, por el peligro de inundaciones, toda la zona de Las Salinas, entre Roquetas y El Parador, desembocadura natural al mar de todo el poniente.

Y un problema común a levante y poniente es que como lo queremos todo pues se revienta el saco. Tras los pantanos realizados para el desarrollo de más agricultura los ríos (Almanzora y Adra) han dejado de depositar sedimentos que regeneraban de forma natural las playas, ¿van a pagar ahora los agricultores la regeneración de las playas?.

Desde la Coordinadora Ecologista Almeriense pretenden, en definitiva, hacer recapacitar a la conciencia ambiental de los políticos y organismos competentes para que realicen un giro radical en sus políticas urbanísticas y anulen las actividades destructivas que se están llevando a cabo en nuestro litoral. Y apliquen, de una vez por todas, la Ley y envíen a la cárcel a todos los responsables de estas tropelías, además de hacerles pagar los daños que están produciendo sus desmanes.

Se el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.