Presiona "Intro" para saltar el contenido

La Junta elude su responsabilidad y convierte la reunión de coordinación del Covid-19 en una retahíla de reproches hacia la ciudadanía

Reunión de coordinación del coronavirus convocada por la Junta de Andalucía.
Reunión de coordinación del coronavirus convocada por la Junta de Andalucía.

Había gran expectación ante la primera macro reunión de coordinación del Covid-19 en la que participaban altos dirigentes de la Junta de Andalucía –la administración que ostenta las competencias en materia sanitaria-, del Gobierno central y los regidores de los principales ayuntamientos de la provincia, entre otras autoridades.

Parecía que los representantes en la provincia del Gobierno de Moreno Bonilla iban a ofrecer información acerca de la situación en centros de salud y hospitales donde los sindicatos llevan semanas reivindicando incrementos de personal para poder atender, debidamente, a todos los pacientes que acuden por infección por coronavirus.

Asimismo, se esperaba que se informara a los medios de comunicación sobre futuras acciones a emprender por parte de la administración autonómica para frenar el incremento de brotes y de casos teniendo en cuenta que Almería es la provincia que acapara el mayor porcentaje de enfermos de todo el territorio andaluz, en especial, desde las últimas semanas.

Sin embargo, el encuentro de carácter sanitario y de emergencia, que presidió la responsable de Agricultura de la Junta, sirvió para abroncar a la ciudadanía y para hacerle única responsable de lo que estaba sucediendo.

“Vamos a ser inflexibles con las personas que no cumplan las normas de distanciamiento social y el uso de la mascarilla”, anunció Maribel Sánchez, la delegada del Gobierno andaluz en Almería. Hasta la fecha, dijo, se han tramitado 1.000 sanciones desde el 4 de agosto, fecha en la que se aprobó el decreto ley por el incumplimiento de las medidas de prevención y contención adoptadas por la Junta de Andalucía frente al Covid-19”, ha señalado. Además ha explicado que “van a aumentar los servicios de inspección para garantizar el cumplimiento de la nueva normativa en los establecimientos, principalmente relacionadas con el ocio nocturno”.

La delegada del Gobierno andaluz de Moreno Bonilla no está sola en esta tarea de echar la culpa al otro en el Covid-19. Le acompaña, entre otros, el alcalde de Almería, Ramón Fernández-Pacheco, ha asegurado que se van a intensificar las inspecciones y también las “sanciones a quienes no cumplen con la normativa dirigida a frenar el Covid-19” y todo dos meses después de la entrada en vigor del decreto de nueva normalidad por el que la Junta de PP y Cs retomaron los mandos sobre el control de la pandemia en una de las comunidades en las que más rebrotes y casos se han producido desde entonces.

Se el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.