Presiona "Intro" para saltar el contenido

Sindicatos denuncian que la Junta cierra unidades escolares en Almería en plena situación de pandemia

Escuela de Infantil Mar de Alborán
Escuela de Infantil Mar de Alborán.

USTEA acusa a Educación de cerrar unidades en escuelas infantiles, como Mar de Alborán, y de invertir más en la concertada

El pasado día 12 de junio, la Delegación de Educación de Almería comunicó a la Escuela de
Educación Infantil “Mar de Alborán” que el curso que viene no contará con 3 unidades para el
alumnado de 3 años como había estado teniendo hasta ahora, sino que las reducirá a 2. La
administración justifica este recorte por una insuficiente matriculación que impediría completar esas 3 unidades, todo ello sin haber finalizado el período para llevarla a cabo, período que, de manera completa, terminará el 30 de Junio. En años anteriores, y es lo que se denuncia, esta situación también se ha dado, pero se ha esperado a la finalización completa de dicho proceso puesto que siempre acaban llegando matrículas de niñas y niños que completan esa tercera unidad. Este año no ha sido así, y el recorte se produce a las “primeras de cambio” de este procedimiento.

En un contexto de emergencia sanitaria en el que se demandan reducciones en las ratios de los
colegios que permitan mantener los espacios y las distancias de seguridad entre las niñas y niños, la administración educativa provincial prefiere seguir con la política de hacimaniento del alumnado en las aulas. Las propias autoridades educativas han declarado que la reducción de la ratio es un gasto inasumible, y ese es el problema, tratar esta cuestión como un gasto y no como una inversión. Hasta ahora la demanda de reducción del número de niños y niñas por aula tenía por objetivo mejorar la calidad de la enseñanza, permitiendo una atención más individualizada.

A día de hoy, adquiere una connotación tanto o más importante y es la de la preservación de la salud del alumnado, del profesorado y, por tanto, de sus familias. Además, en el caso de la EEI Mar de Alborán, lo que se ve es una clara voluntad de recortar porque ni siquiera se ha mantenido la situación de cursos anteriores en los que la situación sanitaria era mejor.

Desde USTEA Almería denuncian esta situación que, por desgracia, “se viene repitiendo en los últimos años tanto en nuestra provincia como en toda Andalucía”. La educación pública sigue perdiendo unidades en beneficio de la privada-concertada que, en el peor de los casos, las mantiene cuando no las aumenta. Los recortes en la enseñanza pública comienzan por los niveles más bajos (con la excusa de una baja matriculación “demográficamente justificada”) y poco a poco van subiendo según se aumenta el nivel educativo. Parece que la demanda social, generalizada durante la pandemia, de fortalecer los servicios públicos no ha llegado a las autoridades andaluzas que prefieren no mejorar un sistema que permita que ninguna niña ni ningún niño se quede atrás.

Se el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.